La conciencia - (I Parte)

“Por esto, yo también me esfuerzo por conservar siempre una conciencia irreprensible delante de Dios y delante de los hombres”. (Hechos 24:16) ¿Qué es la conciencia? Los fines de semana y más precisamente los domingos a la madrugada es cuando suelen ocurrir la mayor cantidad de accidentes automovilísticos en mi país. En su mayoría ocasionados por exceso de alcohol en sus conductores que los torna inconscientes de sus actos. Carecen de conciencia para “manejar” situaciones e imprevistos. Cuando se produce un accidente, los testigos ocasionales en el lugar suelen referirse al hecho como que: “este o aquel no tenía conciencia de lo que hacía, no era consciente de la velocidad a la que iba…”

Cómo reconocer cuando Dios abre una puerta.

Una manera de saber si estamos caminando en la voluntad de Dios es el resultado. El supuesto es que cuando estamos haciendo lo que el Señor desea, las cosas marchan bien. Pero si surgen problemas y dolores de cabeza, entonces es porque probablemente nos hemos desviado de su voluntad. En la reflexión anterior vimos que no es conveniente insistir cuando Dios mantiene una puerta cerrada, sin embargo en (1 Corintios 16:9) Pablo denota que en algunas oportunidades, Dios permite que una puerta se abra a pesar de las dificultades que encontremos detrás de ella: “…porque se me ha abierto una puerta grande para el servicio eficaz, y hay muchos adversarios”. Eso es exactamente lo que sucedió cuando Di

Cuando Dios cierra una puerta

¿Cuántas veces deseamos algo intensamente y oramos por ello? Puede ser por una relación sentimental o un nuevo empleo o por la compra de una propiedad o por temas familiares, sin embargo la respuesta a nuestra oración no llega. La puerta permanece cerrada. Dios no la abre. Inmediatamente sobreviene la desilusión, pensamos que Dios no nos quiere ayudar o complacer. Sin embargo Dios en su omnisciencia ve toda nuestra vida de principio a fin y no solamente una parte como nosotros la vemos. Dios al ver toda nuestra vida sabe que es lo mejor, lo que es bueno, lo que va a resultar en beneficio, de ahí que algunas veces mantenga puertas cerradas a nuestra oración. Cuando Dios cierra una puerta

Cuando la fatalidad toca a tu puerta - (IV Última Parte)

“Tiempo de esperanza” “Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo: tiempo de nacer, y tiempo de morir… tiempo de llorar, y tiempo de reír…” La muerte es solo el comienzo de la verdadera plenitud de la vida. “… el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que habita en vosotros”. (Romanos 8:11). “Partir” es regresar a Dios, porque “…el espíritu volverá a Dios que lo dio.” (Eclesiastés 12:7). Es un tiempo donde no se tiene conciencia de lo que está sucediendo o del tiempo que pasa. Es como entrar al quirófano para una intervención quirúrgica con anestesia general. Na

Cuando la fatalidad toca a tu puerta - (III Parte)

Superando los adioses “Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo: tiempo de nacer, y tiempo de morir… tiempo de llorar, y tiempo de reír…” Los adioses forman parte de la vida, como las estaciones son parte del año. El ciclo de la vida sigue su curso indefectiblemente a lo largo de nuestra existencia y las despedidas forman parte de ella y aunque nos golpean duramente, podemos ser sanados. Nuestro espíritu tiene el maravilloso poder de sobreponerse a ello. Cuando un mediodía me avisaron del accidente en que mi padre había perdido su vida, el dolor fue indescriptible, quebró mi alma completamente. Todo mi ser se conmovió. Deseé que hubiese sido un er

Posteos Recientes
Recent Posts
Categorias - Categories
Archivos - Files

Tambien nos puedes seguir en:

 

You can also follow us in:

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter

Sí la página y el Blog te han ayudado y sido de bendición, agradezco la puedas compartir.

If the page and the Blog helped you we thank you if you share it.