"La oración que trae paz"

Jesús enseña como orar

 

Cuando los discípulos de Jesús le preguntaron cómo se debía orar, Jesús les respondió:

 

 "Vosotros, pues, orad de esta manera: 

 

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.  Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén."   Mateo 6:9-13 

 

Según la Real Academia Española, “orar”, aparte de pedir y rogar, es hablar.  Orar es hablar a Dios con palabras que brotan desde lo más profundo de nuestro corazón.  Un corazón dolido, esperanzado, un corazón con fe, un corazón agradecido, un corazón que espera solamente en Él, sabiendo que Él tendrá la última palabra. Dios espera esa oración todos los días.  La recibe con amor, y se deleita en ellas.     

 

"Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús".  Filipenses 4: 6-7

 

Jesus teaches how to pray

 

When the disciples of Jesus asked him how to pray, Jesus answered them:

 

 “This, then, is how you should pray:

 

“‘Our Father in heaven, hallowed be your name,your kingdom come, your will be done,on earth as it is in heaven.  Give us today our daily bread. And forgive us our debts,as we also have forgiven our debtors.  And lead us not into temptation, but deliver us from the evil one”.  Matthew 6: 9-13

 

According to the Spanish Royal Academy, "to pray", apart from asking and praying, is talking. To pray is to speak to God with words that flow from the depths of our heart. A heart hurt, hopeful, a heart with faith, a grateful heart, a heart that waits only in Him, knowing that He will have the last word. God expects that prayer every day. He receives it with love, and delights in them.

 

“Do not be anxious about anything, but in every situation, by prayer and petition, with thanksgiving, present your requests to God. And the peace of God, which transcends all understanding, will guard your hearts and your minds in Christ Jesus”. Philippians 4:6-7