¿Alguna vez te preguntaste sobre los comienzos de la oración y cómo se oraba? (I Parte)

 

Haremos un recorrido para indagar esa imperiosa necesidad de comunicarse con Dios.

 

A muchos, nuestros padres (particularmente la mamá) nos han enseñado a orar, quizás a otros en la escuela o fuimos aleccionados por algún amigo o compañero.

 

Pero  la gran duda es ¿desde donde se cree surge la oración?

Algunos consideran que Génesis 4:26 fue el primer registro de una oración pública “A Set le nació también un hijo y le puso por nombre Enós. Por ese tiempo comenzaron los hombres a invocar el nombre del Señor”.

 

La oración juntamente con el ayuno eran prácticas del judío piadoso.

 

En el Antiguo Testamento la oración estaba relacionada con el sacrificio en el templo, y después del 70 d. C. los rabinos llegaron a sostener que la oración era mejor que el sacrificio.  En la sinagoga la oración ocupó el lugar del sacrificio.  Aunque no existe en la Biblia un orden respecto a la oración, el judío acostumbraba a orar al menos tres veces al día “Tarde, mañana y mediodía me lamentaré y gemiré, y El oirá mi voz”.  Salmo 55:17

 

Las horas de la oración eran: la tercera, o sea a las 09:00 (Hechos 2:15), la sexta, a las 12:00 (Hechos 10:9) y la novena, 15:00 (Hechos 3:1).  Al orar se acostumbraba mirar hacia Jerusalén, “Cuando salga tu pueblo a la batalla contra sus enemigos, por cualquier camino que los envíes, y oren a ti vueltos hacia esta ciudad que has escogido, y hacia la casa que he edificado a tu nombre, escucha desde los cielos su oración y su súplica, y hazles justicia”. 2 Crónicas 6:34

 

Cuando  la oración se hacía en los atrios del templo, el rostro se tornaba hacia el templo mismo.  Ambas costumbres, las de las hora fijas de oración y la de mirar hacia Jerusalén, las practicaron también los primeros cristianos.

 

La oración no solo se practicaba en el templo, sino también en las casas o en los lugares apartados (Lucas 1:10).  Cuando se hacía en la casa, generalmente se usaba una habitación en la planta alta, denominada “Aposento Alto”, una especie de azotea (Hechos 10:9).  La posición usual para orar era de pie (Mateo 6:5), aunque también se hacía inclinándose o de rodillas (Hechos 21:5). 

 

Continuará…

Please reload

Featured Posts
Posteos Recientes
Please reload

Si deseas puedes enviar tu pedido de oración o agradecimiento por oración contestada al siguiente mail:

If you wish you can send your prayer request or thanks for answered prayer to the following mail: