Y tú ¿A quién le das crédito?


“Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito”. Romanos 8:28


Hay veces que nos cuesta comprender este pasaje ya que en alguna oportunidad nos toca pasar por situaciones complicadas, dolorosas o que no parecieran tener razón de ser.


Por un lado, Dios dice que seamos fuertes y valientes porque peleará por nosotros y no nos va a abandonar, pero por el otro lado enfrentamos adversidad en un mundo enceguecido y rebelde a la “Verdad”, o a los que buscan la quinta pata al gato y con su negatividad “tiran mala onda” echando abajo sueños y proyectos.


Son los que están listos y rápidos a decirte que no puedes, que no sabes, que no lo lograrás. También por otro lado tenemos a los “maneja cerebros” (los medios en general) que dicen todo lo que ellos quieren que sepas y te enteres, como que todo es un caos, todo va de mal en peor, todo es mentira. O como muchos políticos, que un día prometen algo y al otro día se desdicen.


En todos estos “combos”, lo que marcará la diferencia será donde pones tu corazón y tu razonamiento. Si en las cosas que “oyes del mundo” que seguramente te abrumarán y angustiarán o sí pones tu confianza y esperanza en la palabra y en las promesas de Dios.


Por eso su Palabra te dice: pon tu delicia en el Señor y encomiéndale a él tus caminos que él actuará. (Salmo 37:5).


Para algunos, las crisis significarán una oportunidad para movilizarse y salir de un estado de quietud a un nivel más alto, a un nivel de acción; para otros significará una desgracia. En este último grupo de personas reinará siempre la queja, la negatividad. Ellos transmiten y confiesan lo que hay en sus corazones y esto provoca que la fe se vaya debilitando.


En cambio, cuando hablas de victoria y lo que Dios ha hecho en tu vida, tu fe crece y se activa, te hace sentir como un gigante invencible, porque Dios está contigo, y con él no hay batalla ni guerra que se pierda.


Es la permanencia en su Palabra lo que permitirá ganar esa batalla que se disputa a nuestro alrededor y en nuestra mente.


Recuerda: somos más que vencedores en Cristo Jesús y no hay nada ni nadie que te pueda separar del amor de Dios, por lo tanto, el amor de Dios, la confianza y la esperanza puesta en él, te librarán de todo temor, angustia, duda y toda mentira.


¿Y tú dónde pones tus ojos? ¿A quién escuchas? ¿A quién le crees?


¿A quién le das tú crédito?

Featured Posts
Posteos Recientes

Si deseas puedes enviar tu pedido de oración o agradecimiento por oración contestada al siguiente mail:

If you wish you can send your prayer request or thanks for answered prayer to the following mail: