Featured Posts
Posteos Recientes

La problemática social de las adicciones. Superando los vicios

Basado en: 2 Corintios 5:17


“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas”. 2 Corintios 5:17


Es muy difícil que un adicto de motus propio decida abandonar su vicio. Seguramente necesitará de apoyo social, profesional y espiritual. He aquí una guía dirigida especialmente a su familia o al sistema de apoyo al adicto:

  • Si ya fueron varios los intentos pero sin éxito para que abandone el vicio, es conveniente insistirle al adicto por su bien, en buscar un centro de rehabilitación.

  • Apoyar el plan establecido por el centro o profesional calificado. Confiar en el tratamiento y animar al adicto (hijo, cónyuge, amigo, etc.) a seguirlo.

  • Evitar la sobreprotección. Es una gran tentación proteger a la persona que amamos y sobre todo cuando se encuentra en esta condición, pero en esta circunstancia es preciso mantenerse firme para que el tratamiento se lleve a cabo. De otra manera, seguirá por ese camino, perjudicando su salud y su vida.

  • Sería bueno premiar sus logros, porque el adicto necesita refuerzos externos para alcanzar nuevas metas. Puede ser su comida favorita, películas, paseos, juegos, libros, visitas, etc., siempre de acuerdo con la preferencia y las circunstancias.

  • Preparar un entorno tranquilo, saludable y adecuado y buscar por todos los medios mantener al adicto a distancia de los espacios facilitadores de la adicción (lugares, personas, objetos, etc.), ya que los estímulos lo pueden llevar a una recaída.

Luego de conseguir los logros deseados, la lucha no termina, porque el riesgo de recaída es muy alto. Por lo tanto, es importante planificar cuidadosamente la vuelta a la normalidad, teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Empleo: el rehabilitado necesita un nuevo puesto de trabajo, con nuevos compañeros con la firme intención de adaptarse. Necesita ser reconocido, útil a la sociedad, tener ideales, metas, sueños realizables.

  • Entorno social: el rehabilitado también necesita, durante mucho tiempo un “tutor” que continúe observando con cuidado y firmeza su entorno y su desarrollo. Debe relacionarse con personas que saben disfrutar de la vida sin el uso de productos químicos u otras adicciones, con sencillez y naturalidad.

  • Ocio: el tiempo libre es el más peligroso para la recaída y debe planificarse cuidadosamente, incluyendo el ejercicio físico, las actividades al aire libre, los deportes, etc., y siempre evitando bares, salas de juegos y otros entornos en los cuales pueda ser estimulada su voluntad.

  • Vida espiritual: el componente espiritual es también fundamental para la reintegración. La vida de vicios debe pertenecer al pasado y uno tiene que empezar una nueva vida. La culpa, que es común en los ex adictos, encuentra perdón en un Padre amante. Y, en cuanto al futuro, Dios promete protección, consejo, orientación y renovada vida en Cristo Jesús.

Nadie dice o crea que es un camino fácil de recorrer, pero con empeño, con personas a su alrededor que lo alienten o exhorten según sea el caso, con “fuerza de voluntad” y con la ayuda de Dios que para él nada es imposible, todo será posible.


“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas”. 2 Corintios 5:17

Si deseas mayor información sobre la página, puedes escribirnos al siguiente mail:

If you want more information about the page, you can write to the following email::