¿Qué decir de la apariencia de Jesús?


Basado en: Isaías 53:2


“El fiel servidor creció como raíz tierna en tierra seca. No había en él belleza ni majestad alguna; su aspecto no era atractivo ni deseable”.


¿Cuántas veces hemos visto imágenes, cuadros, pinturas o estampas de Jesús? Muchas se lo representa rubio con ojos claros, otras con el cabello lacio y otras con el cabello rizado.


¿Pero cómo era realmente Jesús físicamente?


La verdad es que no lo sabemos y lo único en lo que nos podemos apoyar es en el comentario del profeta Isaías en 53:2 donde nos relata que en él no había belleza ni su aspecto era atractivo ni deseable.


Con lo cual advierte el expreso deseo de la Divinidad, de evitar que el Redentor fuese aceptado y amado por el mero atractivo de su apariencia física (que es algo muy común en estos tiempos; el culto a la imagen).


La belleza que había en Jesús no era su porte o su apariencia, sino su condición de perfecto Enviado de Dios.


Por lo tanto, no se busque en el cuerpo ni en el rostro de Jesús la esencia de su virtud. Lo sublime en él radica en su vida sin pecado, en su amor abnegado, en su poder redentor, en su autoridad, en su obediencia y sumisión al Padre.


Su belleza era su misma esencia!!!


Y tú cuando conoces alguna persona, ¿Qué tomas en consideración? ¿Su apariencia física o sus valores, su corazón?

Featured Posts
Posteos Recientes

Si deseas puedes enviar tu pedido de oración o agradecimiento por oración contestada al siguiente mail:

If you wish you can send your prayer request or thanks for answered prayer to the following mail: