Featured Posts
Posteos Recientes

Decisiones, elecciones y frutos


por Guy Cohen


Levítico 26 y Deuteronomio 28 hablan mucho sobre bendiciones y maldiciones: nuestras decisiones siempre tienen consecuencias. Cuando miro hacia atrás a las cosas malas que sucedieron en mi vida, necesito preguntarme qué decisiones tomé y por qué.


A lo largo del libro de Proverbios vemos que Dios dice en efecto: “Hijo mío, escoge obedecer mi palabra y serás protegido”. De lo que me doy cuenta es que mi carne y mi espíritu siempre están luchando uno contra el otro. Mi carne es atraída hacia las cosas de este mundo, mientras que mi espíritu es atraído hacia Dios. La elección está ante mí.


En 2 Corintios 12, Pablo admite sus debilidades con respecto a los asuntos de la carne. La respuesta de Dios a las múltiples solicitudes de Pablo para que le quitaran el aguijón de su carne fue: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad.” (2 Corintios 12:7-9). Pablo también lo dijo de esta manera: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte…” (2 Corintios 12:10), refiriéndose a sus desafíos en la carne, que incluían sus pensamientos, emociones y deseos. Solo cuando tú y yo nos demos cuenta de cuánto necesitamos ayuda con nuestras emociones, pensamientos y deseos, solo entonces podremos realmente permitir que Dios sea fuerte en nosotros.


Cuando yo, como creyente en Yeshua, tomo una decisión, necesito someter mi proceso de pensamiento total a Dios y permitir que Él me guíe. Entonces podré confiar en Él en cuanto al fruto de la decisión. Sin embargo, cuando trato de tomar decisiones por mi propia carne y mente, me he dado cuenta de que es como dar un mordisco desobediente al fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Esas decisiones conducen a la muerte.


Por lo tanto, cuando permito que Dios respire dentro y a través de mí, veo la victoria junto con Él. Le doy la gloria a Él, Aquel que vence las batallas de mis pensamientos y me da Sus pensamientos.


Está escrito en Mateo 11:12 que el Reino de los Cielos es tomado por la fuerza. Veo que esto se aplica a las decisiones difíciles de superación en nuestra vida. Enfrentamos muchas tentaciones poderosas; hay muchos casos en los que se cuelgan "caramelos" frente a nosotros. Se ve bien y es dulce, pero al final no dura y solo trae caries.


Debemos permitir que el Espíritu de Dios se mueva en nosotros y nos dé discernimiento en todas las decisiones. Ya sea haciendo una compra, cambiando de trabajo, mudándose a una nueva casa, casándose, sirviendo en la congregación, y así sucesivamente.


Mis oraciones para el 2022 son que sea un año en el que usted y su familia elijan Su camino en todas las cosas. Que sepas en lo más profundo que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados (Romanos 8:28). Que le encomiendes tu camino y tus decisiones y que Él enderece tus veredas (Proverbios 3:5).

Si deseas mayor información sobre la página, puedes escribirnos al siguiente mail:

If you want more information about the page, you can write to the following email::