top of page
Featured Posts
Posteos Recientes

La importancia de emplear la palabra justa



Saber comunicarse sin herir con lo que uno dice es esencial para una sana convivencia. Sin querer podemos llegar a ofender con nuestras palabras creando serios problemas de convivencia. Pero cuando la comunicación es franca, abierta, sencilla y equilibrada, será de agrado para los demás “La suave respuesta aparta el furor, más la palabra hiriente hace subir la ira”. (Proverbios 15:1).


El Señor Jesús sabía cómo comunicarse ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre habla! (Juan 7:46). Con voz clara, precisa y con autoridad el Señor hablaba a las multitudes guiándolas y transportándolas de lo conocido a lo desconocido, de lo material a lo espiritual, de lo temporal, a lo eterno y desde este mundo, al reino de los cielos.


Él hablaba de manera sencilla y en parábolas; y los suyos, los que lo reconocían, podían seguirlo (Juan 10:27). Si la gente acudía con gusto a escucharlo era porque hablaba de corazón a corazón. Las palabras de Jesús estaban impregnadas de amor, de serenidad, de comprensión pero con autoridad. En ellas estaba el acento de la sinceridad, y el anhelo de hacer conocer la verdad a los que lo seguían. Su palabra siempre fue edificante y nunca lastimó con ella la sensibilidad de nadie “…todos hablaban bien de Él y se maravillaban de las palabras llenas de gracia que salían de su boca…” (Lucas 4:22).


Jesús dominaba como nadie el arte de la buena comunicación. Jesús hablaba con autoridad, certeza y convicción. En ningún momento se lo escuchó decir: “Creo que…” “Me parece que”… “Es probable que…” Por el contrario, su enseñanza era segura y firme, no dejando lugar a dudas. En su léxico se encontraban frases como: “Te aseguro…” “De cierto os digo…” “Ni yo te condeno; vete, y no peques más”.


Sus palabras tenían peso propio, el valor de la verdad y el peso de su divinidad. Su hablar era “…en El todas son sí; por eso también por medio de Él, Amén…” (2 Corintios 1:20). Él no se contradecía, su hablar era “Sí, sí” o “No, no” (Mateo 5:37).


Él, más que nadie podría haber hablado con mucha severidad y rigidez (Juan 8:1-11), sin embargo, su calidez y actitud perdonadora hizo que los corazones que la escuchaban se ablanden y sus vidas fuesen transformadas. Su perdón, su reconocimiento y segundas oportunidades estaban siempre a flor de piel (Marcos 14:3-10), aunque “…de ninguna manera tendrá por inocente al culpable”. (Números 14:18).


Pareciera que la comunicación inteligente y constructiva es una virtud poco común. Sin querer cuando hablamos con otros solemos omitir la palabra justa y conveniente o dar tantas vueltas al asunto que generamos un conflicto a partir de un malentendido. O por el contrario, decimos lo que deberíamos omitir o callamos lo que deberíamos decir.

Dios nos dé la sabiduría para saber qué palabras emplear toda vez que tengamos que dirigirnos a otro como para no herir, ni ofender, sino que seamos mensajeros de paz, así tengamos que exhortar, hagámoslo con firmeza, pero a su vez, con serenidad, claridad, paciencia, sin olvidar hacerlo con la verdad y con mucho amor.

Comentários


Si deseas mayor información sobre la página, puedes escribirnos al siguiente mail:

If you want more information about the page, you can write to the following email:

bottom of page