Featured Posts
Posteos Recientes

El agradecimiento, todo una disciplina

Basado en: Deuteronomio 8:10

“Y comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado”.



El ser humano necesita recibir de parte de Dios, la bendición material como la espiritual. Ambas conforman un equilibrado alimento para el alma.


Pero detente un instante, ¿Eres agradecido? ¿Eres agradecida? ¿Somos agradecidos?


Es que si no reconocemos la verdadera procedencia de la bendición recibida agradeciendo con humildad, siempre habrá insatisfacción, siempre se pretenderá traspasar todo límite.


No se trata de la cantidad de bienes recibidos o la abundancia, sino de la gratitud que tengamos por los mismos y por el Creador que nos sostiene con vida para poder disfrutarlos y trabajar por y con ellos.


A pesar de lo que estés viviendo o por lo que puedas estar pasando, ¿agradeces a Dios cada mañana? ¿Agradeces a Dios en cada momento? ¿Agradeces por poder ver, por poder caminar, por valerte por tus medios, por tu diaria provisión, por recordar, por tener un techo, por tener dos manos para bendecir y acariciar a tus hijos, por la variedad, el colorido y la aroma de las flores y por la naturaleza en general? Creo que podrías aprovechar para reflexionar en intimidad y continuar la lista con lo que te venga al corazón para agradecer a Dios.


Lamentablemente nuestra naturaleza humana egocéntrica, pecaminosa e individualista tiende a olvidar a Dios cuando los tiempos son buenos y en los malos tiempos, se lo culpa por lo que sucede.


El ser humano tiende a apoyarse en “otros dioses” y justamente esa actitud hará que llegue el sufrimiento y todo tipo carencias.


Cada día seamos agradecidos por la provisión inmerecida de Dios.


Aun en los momentos de tristeza y pesar, aprendamos a ser agradecidos al que su vida dio para que seamos aceptados por el Padre Celestial. Siempre habrá consuelo para los que confían en el Señor.


Aprende a ser agradecido. Todo se cultiva, aún el hecho de agradecer.


Seamos agradecidos a Dios mientras haya tiempo, pues “La vida se (nos) me escapa con la velocidad del rayo”. Job 7:6

Si deseas mayor información sobre la página, puedes escribirnos al siguiente mail:

If you want more information about the page, you can write to the following email::